Hipocresía en el Himalaya


Reuter

Lo repito: si la política local, pequeña y doméstica, es hipócrita, no te cuento ya la que se hace a nivel internacional. Se vio con los monjes tiroteados en Birmania; se ve con los muros de cemento que van encerrando como ratas en una cajonera a los palestinos de la franja de Gaza (ahora quieren levantarles el muro, –los israelíes, quiénes si no– también en el único aliviadero que tenía a su mísera existencia, en la frontera con Egipto; luego vendrá el hambre y, si me apuras, las cámaras de gas). Mientras ocurren estas tropelías por aquí y por allí, los verdaderos actores de la política internacional (El Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional, las petroleras y la OPEP) juegan al ajedrez con los humanitos que se destrozan entre ellos en Irak, en Congo o en donde sea. Y así, lo de que un centenar de monjes tibetanos mueran a tiros en las laderas del Himalaya, pues como que son ‘cosillas’ menores, que tampoco es para tanto, oyes, que no se hubieran puesto en medio de las ráfagas de ametralladora de los soldados chinos. Total, ¿a quién le importa el Tíbet aparte de a Richard Gere, Bono y cuatro o cinco ricos más?
Las potencias mundiales (Francia empieza ahora) amagan con boicoteos a los Juegos Olímpicos, pero son simples bravatas. La potencia mundial emergente, con un crecimiento anual del nueve por ciento, esta China del siglo XXI que amordaza a sus habitantes mientras compra talonario en mano empresas como IBM o lo que le plazca, va a mostrarse al mundo con orgullo amarillo, y todos los clientes actuales o potenciales de tan rico país le van a hacer la ola. Total, si se cargan todos los años a más de mil chinitos de un tiro en la nuca en los estadios de fútbol, los domingos, ante el pueblo que contempla la masacre como si de un espectáculo más se tratara; si aplastaron a aquellos valientes de Tiananmen con los tanques sin que nadie les rechistara; si, en fin, tienen invadido a un país que es reserva espiritual del mundo (en cristiano sería como si una nación invadiera El Vaticano y mandara al exilio a Benedicto XVI) ¿qué más nos da?
Los Derechos Humanos, como ocurre con la Cultura, son como los bailes regionales en los actos políticos. Si no se hacen, pues tanto da, mientras haya negocio y se puedan hacer contactos.
La conciencia del mundo está que no puede dormir con el tema del Tíbet. Pero se toma somníferos mientras flipa con los estadios gigantes que se están construyendo en Pekín. Mientras sean los mayores importadores de petróleo y paguen a tocateja, pues que hagan lo que les de la gana con sus chinitos, parece que piensan todos los estadistas amnésicos de estómago agradecido.
Y en eso que te da por pensar que existe un Dalai Lama que reparte bondad allí por donde va. Que estos tibetanos a los que China no les deja vivir tranquilos y en sus casas, dedican sus horas al rezo y la contemplación del mundo que hemos heredado de nuestros mayores. Parecía que el mundo se dirigía hacia la cordura, pero te salen los cuatro mil muertos que llevan los americanos en Irak (los iraquíes fallecidos o heridos ya ni se cuentan), o estas bestialidades contra gente indefensa en el Tíbet y te da por pensar si ni habría que hacer un boicot mundial ciudadano a los chinos (y a los americanos) y no ver los Juegos, y no comprar productos made in USA. Aunque sólo sea por demostrarles que los individuos que formamos este planeta decimos ¡basta ya!

Miércoles, 26 de marzo de 2008 La Opinión de Granada. Al pie de la Vela

Anuncios

Un comentario en “Hipocresía en el Himalaya

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s