Recogimiento


El Oteador de los Nuevos Tiempos

La vida que nos ha impuesto la pandemia nos ha transformado de ‘influencers’ a monjitas de convento

Delselfiea la mesa camilla; del tapeo al libro y las series; del ir de tiendas compulsivo a hacer bizcochos y charlar con los hijos. La vida recogida que nos ha impuesto la pandemia nos ha transformado por decreto de aspirantes ainfluencersa monjitas de convento. El consumismo desaforado ha desembocado en hacer compra diaria en el súper mirando los precios y, de reojo, las distancias terapéuticas del semejante.

Y encima solidarios. Demasiados parecidos con el monje o el eremita en esta suerte de Robinson urbano en el que se ha transformado cualquier superviviente. Y, además, con hijos. Quizás los santos no habrían alcanzado aquellas cotas de santidad si hubieran estado como tantos están rodeados de críos y demandantes de atención, educación y cariño.

Nadie podía imaginar que la bullanguera ciudadanía…

Ver la entrada original 246 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s