Clara aclara – La ciudad invisible


UNA conferencia a cuatro manos, a dos voces, a dos mentes conjurada para hacernos clara la escritura. Ella, Clara Peñalver, escritora singular. Él, Paco Rodríguez, psicólogo vital. Ying y yang, sol y luna, noche y día en un haz de sombra y luz apuntando a la verdad. Un equipo, vamos, de los que te hacen entender qué es esto de crear, ese misterio platónico con la luz al fondo, con verdad. Clara y paco en FerboligaliCon música de Amelie de fondo Clara habla de creación, de literatura, de vida. Clara sabe: es ya la gran promesa de la novela negra española del siglo XXI. En sus libros (El juego de los cementerios, Sangre) da prueba de que pone en práctica lo que predica. Su verbo rápido, su mirada incisiva, su belleza exótica, sus tatuajes y su pasión por las motos. Un dulce cocktail que vive en Granada. Pura vida de la escritura. Y lo sabe. También que es su momento. Y sus amigos, escritores o no, también. Porque se lo curra cada noche escribiendo hasta el alba. Porque sus enemigos rebuznan. Es éxito cantado.Su compañero de vida, Paco, le acompaña en la charla, en el discurso, en la experiencia de crecer como vida entregada a la literatura. Es él un psicólogo distinto. Apasionado de Granada, que le inspira pero no le mata, porque entra y sale de su ciudad para comprender mejor el alma de las personas, de los procesos, de todas las cosas, a medio camino entre las profundidades de la vida y el humo de todas las cosas.Una conferencia sol, jose, Mamen y cesar en el gabinete ferboligalien un sitio ad hoc. En el Extraño Gabinete del Doctor Bolívar Galiano, un invento feliz del artista y catedrático al que ya le van conociendo como el creador del Ligalismo, síntesis de arte, ciencia y espíritu. Mezcla genial. Soberbia charla.
Clara nos aclara. Ella es bióloga metida a escritora. Él es psicólogo navegante entre el arte y sus brumas. Y nosotros, su público, fuimos al escucharles como exploradores al encuentro de un lago donde reflejarnos con algunas respuestas encontradas.
Si Clara y Paco vuelven a dar una charla, allí estaré. Por aclararme, claro. Por aprender, obvio. Por descubrir que hay personas que sistematizan sin perder la gracia, el afecto, la empatía. Porque te hacen ver que es posible escribir lo que imaginas. Y luego, vas a casa, y te pones a escribir con letra clara, como si tal cosa, que ‘Clara aclara…’.

(Columna de hoy en el diario Granada Hoy. Está dedicada a la estupenda conferencia a la que asistí ayer en el Gabinete ‪#‎FERBOLIGALI‬pronunciada por Clara Peñalver – Escritora y Paco Rodriguez sobre la escritura (el arte) como una ciencia y viceversa.
Fue un broche de oro a este ciclo impulsado por Fernando C. Bolívar-Galiano en torno a ese nuevo concepto que ha alumbrado y denominado‪#‎LIGALISMO‬ del que os contaré más adelante. Que disfrutéis).

Jose y la estética saturada


image

Un momento de la conferencia pronunciada por Jose Ildefonso González Morillo en el Gabinete Ferboligali

Vivimos saturados de imágenes, representaciones de lo real están, por saturación, suplantando la realidad misma. De semejante empacho de los sentidos, compartido por todo el mundo ‘civilizado’, y de las causas de este ‘horror vacui’ en el que habitamos nos habló e ilustró Jose Ildefonso, cuya formación como filósofo interesado en la Cultura.
Homer Simpson, icono de la feliz desdicha del Homo Ludens; Ismael Serrano; The Avalanches; Nina Simone; la estética musical cambiante de loa tiempos (y al hilo de esos cambios) fueron pasando por las proyecciones y las músicas que ilustraron a la perfección la aclararatoria disertación de un pensador que, para sorpresa de propios y no extraños, nos reveló su propia faceta de cantante de rap.

C de R.

Troyano en Bruselas


En el centro de Bruselas han dejado para pasar esta noche el extraño, bonito y enorme regalo del gobierno griego a la UE. Ha extrañado en medios comunitaThe Trojan Horse stands inside the city of Troy in Warner Bros. Pictures' epic action adventure "Troy," starring Brad Pitt, Eric Bana and Orlando Bloom.  PHOTOGRAPHS TO BE USED SOLELY FOR ADVERTISING, PROMOTION, PUBLICITY OR REVIEWS OF THIS SPECIFIC MOTION PICTURE AND TO REMAIN THE PROPERTY OF THE STUDIO. NOT FOR SALE OR REDISTRIBUTION.rios semejante presente q llega firmado por ‘El pueblo y la nación griegos’. Los más inquietos ante este portentoso caballo de madera descomunal son los representantes de los decendientes de los pueblos godos, burgundios, alanos, suabos y ostrogodos. Pero su lider guerrera, Merkelinda, ha sonreido al verlo, enigmático gesto q ha serenado también a francos, bretones, sajones y normandos.
Mañana será decidida la definitiva ubicación de este caballo remitido directamente desde la localidad helena de Troya.
El lider heleno del grupo autodenominado ‘Tsipras y sus 300’ ha declarado ser el promotor de este presente ideado y diseñado por el héroe Varoufakis, famoso portador del fuego de Olimpos.
Mañana sabremos más de este misterioso caballo…

Condición para el viaje


HAY cosas que ni siquiera la presencia omnipresente de Facebook, Whatsapp y otras app inútiles del móvil han cambiado en nuestras vidas. Me refiero a esa vieja sensación de urgencia que nos posee en estas fechas, esta gustosa inseguridad esperanzada previa a partir que se apodera del ambiente cuando ya se ve en lontananza que llegan festivales, que en nada retransmiten las cogidas de San Fermín y que la Sierra ya no está ni una pizca blanca.
IMGP0225Verano. Libertad. Viaje. Todo se ha mudado a nuestro alrededor: las piscinas abren, los colegios cierran, los escotes se profundizan, las bermudas nos tornan ridículos ligones en las barras. Hay que emprender la huida, y será en breve.
Porque si el final de junio fue un continuo de cierre de actividades, con notas de IRPF y suspensos que se liquidarán con la extra, el comienzo de julio nos trae unas ansias de libertad que transforman la casa en un revuelo de trasteros en busca de maletas, bolsas de viaje, de aseo, de plástico para los zapatos que si no van a ensuciar las camisetas, los pantalones, los calzoncillos, las pocas camisas; se nos transforma la vista en un mirar inquieto de precios de bus, de trenes, de distancias en kilómetros o en horas de trayecto; nos vuelve el calor, en definitiva, unos homo-recolectorde folletos de agencia, de comparativas de precios de hoteles, de hostales y hasta de en un rescatar amistades que de pronto recordamos que viven (siempre vivieron) en tal o cual ciudad que está de paso y nos conviene.
El ánimo adormilado de rutinas y seguridades da paso a ese Indiana Jones que desea la aventura de conocer otras realidades. Vamos a ser extraños en lugares donde serán otros los mirados. Bien conocemos esa sensación de ser nativos fotografiados en esta Granada que a base de ‘turistizarse’ se está volviendo carne de despedida vocinglera.
En estos tiempos de vacaciones del yo social habrá hasta quien opte, los menos, por hacer silencio y buscarse lejos del ruido. Tal vez serán los que más encuentren aunque no se traigan el móvil y elWhatsapp y Facebook saturado de imágenes. Puede que hasta descubran algo. Porque la colección de hechos que es todo viaje no será nada si no cesamos en el afán de acumular y nos entregamos, libres de todo, a la fértil vocación de ser por ser, incluso de viaje.

Puente cultural


Málaga_Centre_Pompidou.20150418 (2)

Centro Pompidou de Málaga. Fuente: wikipedia.

En pleno Corpus me escapé a ver el mar y, de paso, pasearme el flamante Centro Pompidou de Málaga, experiencia marinero-cultural más que recomendable que te invita a pensarte ese pretendido ‘robo’ de la capitalidad cultural que, dicen algunos, nos ha hecho Málaga.
No todos los días puede uno disfrutar de originales de Picasso o Chagal. Tampoco de arquitecturas al buen gusto como la de ese alarde francés en pleno puerto. Chapeau. A hora y media de Granada nada el París más cool. Y a un paso el Picasso y el Thyssen o el arte ruso de San Petersburgo. Todo un espejismo cultural concentrado en una Málaga que, astuta, ha hecho de su carencia virtud, cogiendo de prestado, a golpe de talonario, el arte con solera que no tuvo. Ingenio no les falta, ni un poco de descaro, porque ese modelo cultural hace aguas en cuanto escarbas un poco y ves que no pasa de ser un menú degustación del gran arte de las ciudades a las que pretende emular.
Muchas prisas en Málaga, no más de 15 años, para ganarse el título de capital cultural que, más allá de los folletos turísticos, sigue sin serlo. Con tiempo, constancia y centros culturales que han abierto nuevos (CACMA, Ollerías o privados) tal vez hagan la labor verdadera que supone generar cultura. Lo cultural no se improvisa. Nace de la fuerza y la pujanza de la creatividad individual y grupal, con centros de formación que permitan profundizar en las artes y el apoyo social que lo valore y lo compre. Pueden crearse mastodontes huecos, promover de arriba a abajo el arte contemporáneo, pero la cultura enraizada surge en dirección contraria, está claro.
La adormilada Granada cultural tiene tiempo de remontar el adelantón que le han dado desde Málaga. Y hasta de plantearse si no sería estupendo aprovechar la cercanía para crear ese puente necesario entre ambas ciudades; una, sobrecargada de pasado, poesía y patrimonio; otra, de la  modernidad que se nos escapa y que allí están loquitos por alcanzar. La competencia es buena y lo cultural, ya se ve, también es rentable. Hagamos caja juntos.
Entre lo antiguo y lo nuevo de ambas ciudades, hermanadas en el ostracismo por la orgullosa Sevilla, puede que bajarse a la playa o subirse a la sierra se convierta en todo un festín cultural que todos vamos a celebrar.

Capital del brío


IMGP0230

Foto: Javier Satori Grupo de jazz en el madrileño parque del Retiro

DE simposium literario en Madrid escuché comentarios, temerosos o eufóricos, sobre la era Carmena que se avecina. Granjas escuela en un golf sin señoritos; huertos ecológicos en Serrano o Princesa; comedores sociales en cada esquina… Pareciera que a la antigua capital de los orcos mangantes hubiera llegado una caterva de hobits morados de felicidad, armados de futuro para transformar a los chulapos en agricultores. Escéptico, pensé: “Veremos en qué queda esto”.
En la Gran Vía madrileña no veía yo por la labor de cambiar a las clientas de las boutiques, de los clubes privados o de los hotelazos que abundan en la zona. El dinero -‘er taco’ que dirían los Morancos-, lo tienen las mismas dinastías de apellidos centenarios. Y el capital es el muro con que se topan todos los descamisados ungidos de ideología, de Garibaldi a El Ché. Hasta estos grandes hombres se sentaron a negociar con los amos o con el exilio.
Por eso, presto más oídos al discurso humilde-tecnócrata-anaranjado. Terrenal pero con recorrido. Cuentan de partida con que el capital que mueve las marionetas de este teatro, si ve peligro, ya tiene lista su mansión en algún paraíso fiscal. El poder político puede patalear lo que quiera, los reporteros de sus periódicos pueden hacerles reportajes pero, a la larga, son ellos los que eligen la realidad futura.

Toda revolución nace de una crisis. Se gesta en los estómagos vacíos, pasa por el corazón y se articula en ideas de cómo tomar la Bastilla. Así las cosas, se ve que esta última revolución morada nace de estómagos solo medio vacíos, los de la revuelta de Sol, que alumbró en aquel Parlamento gris un arco iris de lo más lindo.
Madrid inyecta brío a los provincianos. Madrid tiene nueva energía. Puestos a creer en cambios, sugerir a la órbita Podemos que se limpien de moralinas con tufillo casi monjil. Y también de arrogancia. Es el lastre que rebajó a Pablo Iglesias de potencial político de fuste a la veleta que es hoy. Ya puestos a pedir, algo más: que se limpien de prejuicios. Tal vez, esa señora que sale de la tienda de Prada, no sea señora-de-nadie, sino una honesta trabajadora. Deben cambiar las mentes, ese lugar donde dejar libre a cada cual para hacer lo que le venga en gana, en Madrid o, incluso, en Granada.

Me gusta


Me gustan…
Los zapatos de piel, suela de cuero y cordones; las cometas (si supiera volarlas). Las nubes del atardecer rosado con pintitas rojas y violetas. Que me enseñen a mirar los colores. La luna cuando está llena. Un árbol, cualquier árbol. Los jubilados viendo el fútbol o cuando están en el parque jugando a los bolos, o verlos liar su picadura selecta.

También…
Los moluscos (hermitaños, quisquillas y pequeños cangrejos) que corren entre las rocas cuando las bajamares. Una tarde lluviosa y el puerto. Los madrugones en las lonjas de pescado.
Y una tarde junto a mi madre, sin nada que hacer más que escuchar sus relatos de la tía que se volvió loca porque la dejó su marido o la retahíla de sagas familiares que sólo ella se sabe.
Y el comienzo de las tormentas, la mitad de los truenos, ver (que los he visto) algún rayo,… y mejor si es bajo/con un pararrayos. Después de la tormenta, los ojos puestos en la gota que cae silenciosa de la punta de una hoja.

Me gusta…
La gente que no tiene porqués y si muchos qué, y pocos cómo, y ningún dónde, y sabe adónde, o mejor en dónde, y no te pregunta más que qué quieres hacer esta tarde.

Y otras menudencias:
La música de Casablanca, la mecedora que le pinté de rojo pasión literatura, las estanterías de ladrillos y tablas, los vaqueros gastados, Billie Holliday, el Ché, la vida de Mikos Katzantakis, las tortuosas vidas de los santos.

Lo kitch. Lo zen. La verdad de lo cristiano. Algunas mezclas cacofónicas de estilos arquitectónicas que todos los entendidos dicen que son horteradas.
Las españoladas de Alfredo Landa.
Las pelis japonesas si estoy de humor y con paciencia del santo Job. O Ciudadano Kane o el mejor Almodóvar.

Y sobreporencima de todo:
Cenar tortilla francesa y comer a deshora. Sus pechugas con besamel. Correr descalzo. No mirar nunca la hora. Saber que está y con esa certeza soportar el tiempo que nos separa.

Ponerle de comer a mi gata, contarle cosas, mirarla durante un cuarto de hora sentado en el suelo, la gata y yo, y la vida en ella y en mí, y ella, (Ella, Ella) pintando arriba el mundo en un espacio de 90 metros cuadrados dividido en unas cuantas plantas.

La cara de mi amigo cuando ha vencido su batalla.

El arranque de un buen texto. La melodía del texto deshaciéndose entre malvas. El final del texto si salió de un tirón.

El sonido al partir el tren.

Los cementerios vacíos. Los monumentos cerrados. Las iglesias donde ni Dios quiere ya escuchar a Dios y sin embargo allí Él me con sus silencios me habla.

Pelarme. Las marujas haciéndose las mechas.

Quitarle el papel a las magdalenas. Hacer café, Tomármelo a la hora de servido, frío y con mucho azúcar.
Pelearme con los clavos y, sin embargo, clavarlos.

Leerme enteritos los prospectos de las medicinas, saber de vinos, leer en el water, escuchar el zumbido de la noche cuando todo se calla.

Tomar el sol desnudo,… si estoy con amigos. Mirar a los niños jugar desnudos en la arena. Sentir mi cuerpo mojarse entero cuando me baño en un río.

Escribir sin consignas. Seguir escribiendo a pesar de las consignas. Rebasar la propuesta y entonces, subirme al pincel y dibujar mundos sobre el folio, en el hueco que dejan las palabras.

Algunos, pocos, libros.

Comprar el periódico y hacerle el desayuno y tomarlo en la terraza.

Tocar las plantas y regarlas.

Ver los rayos de sol entrar por la ventana y la gata buscando el sol…

Montar en bici, con sol, lluvia, con frío o con calor, y saludar a algún amigo, que me sonrían cómplices los niños.

Escupir por la calle, hacer rabiar a los gatos, huir de los perros, mirar la Alhambra de noche cogido de su mano, y así cogido, venga lo que venga ya todo me gusta, porque su mano me abriga el corazón y eso es dulce y me calma.

Verla sonreír, de día o de noche. Verla recién levantada, recién duchada, recién pintada, también cuando se arregla por las noches (reflejada en un espejo y pintándose los labios, rizándose las pestañas, con la pícara ilusión de la primera cita que no tuvimos).

Y, a veces, secar sus lágrimas.

“La Felicidad Clandestina”. Taller intensivo de escritura con César Requesens


Taller de Escritores de Granada

Escritura_ALQMorayma

Taller intensivo de escritura con César Requesens
21-23 de Noviembre
Alquería de Morayma, Alpujarra (Pensión Completa)
Escribir, imaginar, soltar la tensión, disfrutar. La energía que genera la creatividad puede combinarse con la práctica de diversas técnicas de relajación y meditación  que nos ayudarán a mantener la estabilidad emocional a la vez que podemos introducir en nuestra escritura (y en nuestra vida) una forma más creativa de ver las cosas. Durante el curso se propondrán diversos ejercicios que estimulan la creatividad literaria, el juego y los aspectos más lúdicos de la escritura, también haremos visualizaciones, paseos y dinámica de grupo junto con prácticas de relajación (inspiradas en el Tai-Chi y en la meditación zen) a lo largo de los dos días en que disfrutaremos de un entorno natural en el que reencontrarnos con la esencia de nuestro ser creativo.
César Requesens es escritor y profesor de Tai Chi-Zen. Es autor…

Ver la entrada original 83 palabras más

Taller Intensivo con Koni Selinger y Silvia Adela Kohan


Fecha: 24-25 Octubre

Taller 1
KIT de herramientas esenciales
para acabar bien un relato o comenzar bien una novela
 con Koni Selinger.

Taller enfocado a plasmar tus ideas y convertir tu texto en un buen texto literario
con ejercicios específicos.
Tienes una historia en mente y no sabes por dónde comenzar.
Quieres trabajar con tu experiencia vivida. Estás escribiendo un relato y no encuentras el camino hacia un final sugerente.
Las herramientas imprescindibles y cómo usarlas.

Koni Selinger.  Investigadora de técnicas de creatividad en literatura y lenguaje y ganadora de concursos de cuentos infantiles y de obras para títeres. Ha publicado Abuelos cuentacuentos, Hacer escibir a los niños 2 y La nueva cocina del bienestar emocional para niños (cuentos y recetas según el estado de ánimo) en Alba Ed.  y  Coordinadora de talleres por Internet. Docente especializada en técnicas de creatividad en teatro, títeres y escritura creativa.  Redactora de la revista Escribir y Publicar. Imparte talleres de cuento y novela en librería L’Altell y librería Context, de la provincia de Girona, y Talleres de narrativa en FAO, Roma, Italia.

Taller 2

El arte de escribir una historia a tu manera:
guía personalizada para afirmar el estilo  
con Silvia Adela Kohan
Ejercicios prácticos para tu proyecto personal.
¿Es un cuento o un capítulo?
¿Qué le falta? ¿Qué le sobra?
Trucos de arqueología narrativa.
Así es si así lo cuentas: cuando lo cotidiano se vuelve mágico
Ejemplos de grandes narradores con instinto para “enganchar” a los lectores.

Silvia Adela Kohan Escritora y filóloga, pionera de los talleres de escritura en España, autora de las Guías del Escritor de Alba, entre otras:Gramática para escritores y no escritores, Puntuación para escritores y no escritores,Para escribir una novela, La escritura terapéutica, y de Disfrutar de la lectura, De la autobiografía a la ficción, Cómo escribir un relato (Plaza y Janés), Biblioterapia y cineterapia (Grijalbo), etc.Ha ganado el Premio Delta 2005 de novela con Un año de mi vida,  el “Juan Rulfo” de cuento con “Este no es un asunto más para nosotras”.

Lugar: Librería Sostiene Pereira (c/ Horno de la Merced, junto al Arco de Elvira)

Precio: 120 Euros